Alepo

5,00 €

Descripción

Los primeros jabones de la historia eran emulsiones jabonosas líquidas. En Alepo, se introduce el proceso de saponificación y el uso de aceite de oliva y laurel; de este modo, aparece el que se cree que es el primer jabón duro del mundo: el jabón de Alepo. A raíz de las cruzadas, la producción de jabón se extendió por todo el Mediterráneo, llegando a Italia, Francia (Jabón de Marsella) y España (Jabón de Castilla). Su elaboración se ha transmitido de generación en generación hasta nuestros días, manteniéndose igual que en los orígenes. El jabón de Alepo combina los métodos de producción más antiguos con los productos más naturales, dando como resultado un jabón sin colorantes, conservantes, perfumes ni productos químicos, completamente vegetal y biodegradable. Resulta útil para todo tipo de pieles, en especial para pieles sensibles y pieles con problemas de psoriasis, dermatitis, acné, ezcemas, etc. Es antiséptico, antiinflamatorio y antioxidante. Se puede utilizar como jabón para la higiene diaria de la piel de todo el cuerpo, como champú y como espuma de afeitado.


Cantidad: 145 g.

Volver a Jabones Antiguos